Vamos por partes

Mié, 03/12/2014 - 05:00

Sandino gritó: "¡Me están secuestrando!", y varios testigos grabaron el momento. El video impactó a la comunidad universitaria. La última imagen es el auto de los policías, que arranca y se aleja a toda velocidad, con una de las puertas traseras abierta y los pies de Sandino colgando.

Sandino fue localizado en la SEIDO. Lo interrogaban sobre las manifestaciones de Ayotzinapa. Había sido golpeado, lo amenazaron con violarlo y desaparecerlo "como a los de Ayotzinapa". Entonces la gente hizo "plantones" y protestas. Al día siguiente fue liberado.

Pero siempre hay segundas partes. El domingo circularon fotos de la manifestación del pasado 20 de noviembre. En ellas estaba un joven que se parece a Sandino: mismo pelo, mismas rastas largas en mohicano. Este chico lleva la cara parcialmente tapada y en una foto tiene un petardo.

El lunes, Sandino asistió al programa de radio de Carmen Aristegui. Fue interrogado sobre las fotos. Tras muchas vueltas aceptó que sí es él. Luego dio una suerte de apología al tanteo sobre la violencia en las marchas. En resumen, dijo que es más violento el Estado en que vivimos y que hay descontento social que se manifiesta así: con actos como el de la quema de Palacio Nacional.

Así que vamos por partes: La inmensa mayoría de los manifestantes ha repudiado actos vandálicos como la quema de la puerta de Palacio Nacional.

Hasta ahora esos actos han servido para justificar la represión en las marchas, las cuales han sido a todas luces legítimas porque expresan la solidaridad de cientos de miles de mexicanos con los padres de 43 normalistas desaparecidos por policías en colusión con el narco. Además han permitido discutir lo que pasa en México: los muertos, los desaparecidos. Estamos ante un momento histórico en el que podemos trazar una nación mejor.

Por más que repudiemos su actuar, Sandino tiene derecho al debido proceso: no ser detenido sin orden de aprehensión, no ser golpeado, amenazado de violación y acceso a un abogado. Y si es hallado culpable, pues que se haga responsable.

El debido proceso no sólo protege a los acusados de un delito, protege sobre todo a la sociedad. Hay varios casos en los que culpables eludieron la cárcel debido a que la policía violó estos derechos.

 
EDICIÓN

CDMX

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

18/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES