El abuso de la prevención en la medicina privada

¿Alguna vez has salido mal en un examen médico y al final resulta que todo está bien? Mientras te hacen más estudios puedes sentir mucho miedo, casi tanto o más que cuando suena la alarma sísmica, y aunque a veces (por fortuna) no pasa nada, el susto ya nadie nos lo quita.

Todas las pruebas médicas tienen un gran lado positivo y uno pequeño negativo; la mayoría de los problemas que pueden causar es cuando se hacen sin estar justificadas, una práctica común y abusiva que tienen algunos laboratorios, gabinetes, consultorios u hospitales privados.

A todos nos hace sentido que es más fácil evitar un problema que arreglarlo y en la salud podemos encontrar muchos ejemplos, más vale prevenir accidentes y enfermedades que lamentar sus resultados, porque muchas veces puede ser fatal. En la medicina preventiva se trabaja en varios niveles, el primero es cuando conocemos los factores que llevan al desarrollo de una enfermedad y los evitamos o cuando nos vacunamos y eliminamos la posibilidad de enfermar.

Cuando no se ha podido prevenir un padecimiento, lo que sigue es identificarlo lo más pronto posible para tratarlo y evitar un daño mayor. Esa es la intención de la detección oportuna y ha probado tener beneficios para varias enfermedades, entre ellas, la diabetes, la hipertensión, el hipotiroidismo congénito, el cáncer cérvico uterino o el virus de la inmunodeficiencia humana.

Los exámenes de detección tienen indicaciones muy precisas con el fin de que se beneficie a la mayoría de la población y se evite alguna de las siguientes situaciones:

Falso positivo, es cuando la prueba es positiva, pero en realidad no estás enfermo/a. Los falsos positivos ocasionan la necesidad de hacer más pruebas para confirmar o descartar el diagnóstico. Hacerse el Papanicolaou antes de los 25 años aumenta los falsos positivos.

Falso negativo, en este caso la prueba sale negativa, pero en realidad estás enfermo.

Sobrediagnóstico, es diagnosticar una "enfermedad" o condición que nunca va a causar síntomas o poner en riesgo la vida. En esta situación el tratamiento no tiene ningún beneficio porque la enfermedad no iba a poner en riesgo la salud, pero al tratarla ocasiona daños físicos, emocionales o económicos.

Los laboratorios y gabinetes privados recomiendan paquetes de prevención y de "chequeos" anuales en los que se hacen pruebas no justificadas, sin tomar en cuenta la edad y sin la consejería necesaria.

Han hecho un negocio alrededor de la preocupación legítima en salud que tiene la población y hacen todo tipo de exámenes sin considerar el daño que producen los resultados falsos positivos o de sobrediagnóstico, porque mientras más inducen la realización de estudios más ganancias tienen.

Seguramente autoridades como la Cofepris pondrán orden para que las pruebas de detección que se ofrecen estén basadas en las normas oficiales mexicanas. Mientras tanto, ten a mano tu Cartilla Nacional de Salud y hazte solamente los estudios que se recomiendan ahí o los que tu médico te indique.

Cuida tu salud.

Mail: [email protected]
Twitter: @olgageorgina

EDICIÓN

CDMX

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

19/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES