El crimen de Narvarte y la portada incómoda

Don MANUEL BUENDÍA, asesinado la noche del 30 de mayo de 1984 durante el gobierno de Miguel de la Madrid, decía que a los poderosos no les molestaba tanto la crítica como el que fueran desnudados con ironía y un sentido del humor refinado y ácido.

Y justamente eso fue lo que hizo el fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, corresponsal en Veracruz de la agencia Cuartoscuro y de la revista Proceso, quien fue encontrado muerto el viernes pasado en un departamento de la colonia Narvarte de la ciudad de México, maniatado y con un tiro en la cabeza, al igual que otras cuatro mujeres.

Una de las muchas fotos de Espinosa fue portada en el número 1942. El encabezado decía: ‘Veracruz, estado sin ley’ y la imagen mostraba, como lo recuerda el colega Ignacio Carvajal en www.blogexpediente.mx, al gobernador de Veracruz, Javier Duarte con ojos inyectados, mirada extraviada, los labios entreabiertos, el ceño adusto tras las gafas, gorra de policía, el enorme vientre colgado sobre el cinturón y los botones de su camisa blanca, con su nombre bordado al lado izquierdo, a nada de salir disparados cual mortífero proyectil.

Aseguran que aquel número de Proceso, donde se recordaba el asesinato de la periodista Regina Martínez y otros 12 ocurridos en el estado en lo que va de la gestión de Duarte, fue comprado masivamente por brigadas del gobierno, para impedir la circulación del semanario cuya foto de portada había enojado, casi hasta perder el control, al mandatario veracruzano.

El fotógrafo Espinosa estaba especializado en la cobertura de conflictos sociales, tenía sólidos vínculos profesionales con organizaciones de la sociedad civil y era especialmente crítico con el gobernador Duarte. Después de aquella fotografía incómoda, el fotoperiodista empezó a sentir hostigamiento que él mismo denunció a través de diferentes medios. Incluso decidió salir de Veracruz, donde residió durante ocho años, y regresar a la ciudad de México desde hace dos meses, lo que confirmaron sus padres.

Ellos no tenían noticias de él desde el jueves 30 por la noche y el viernes 31, su cuerpo maniatado y un tiro en la cabeza fue encontrado con el de cuatro mujeres, en el cuarto piso de un condominio ubicado de la calle de Zempoala, casi esquina con Luz Saviñón, en la colonia Narvarte.

La identidad del fotógrafo fue confirmada ayer por el procurador del DF, Rodolfo Río Garza, quien informó que las cuatro mujeres también ya fueron identificadas, pero no dio sus nombres porque se lo impedía, dijo, la secrecía de la investigación.

Cuando se trata de asuntos que por la actividad de las víctimas o por lo menos de alguna de ellas remite al ejercicio de una actividad profesional y a la eventual reacción de intereses afectados por la misma, es inevitable pensar en un crimen ordenado desde el poder y ejecutado por sicarios a su servicio.

El procurador Ríos Garza fue muy claro ayer al señalar que no se descartará ninguna de las posibles líneas de investigación, incluida, por supuesto, la del trabajo periodístico de Espinosa en Veracruz. Es más, ayer mismo, y por instrucciones del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, el procurador Ríos Garza y la secretaria de Gobierno, Patricia Mercado, se reunieron con el director de la revista Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda y el director de la organización independiente de derechos humanos ‘Artículo 19’ para informarles del estado de la investigación criminal y de la coordinación en marcha con la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Gobernación, así como reiterarles el compromiso de esclarecer el multihomicidio.

No debe perderse de vista, sin embargo, que en la escena del crimen hubo robo y saqueo total de objetos valiosos, indicio éste que, en principio, mete ruido a la hipótesis de que el homicidio fue la culminación de una serie de amenazas contra el periodista. Pero el compromiso de Ríos Garza fue claro: agotar todas las posibles hipótesis sobre el móvil del crimen.

El tiempo apremia a las autoridades capitalinas en cuanto a la obtención de resultados pues hay un dato que ayer mismo recordaba la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos: de 2000 a la fecha suman ya 125 asesinatos de periodistas.

[email protected]
@RaulRodriguezC
raulrodriguezcortes.com.mx

 
EDICIÓN

CDMX

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES