Células madre contra la disfunción eréctil

Uno de los padecimientos más angustiantes en la salud sexual de los varones es la disfunción eréctil; por ello, las investigaciones avanzan para ayudar a combatir este mal.

Las células madres de origen dental tienen la capacidad de duplicarse o clonarse en millones para regenerar partes del cuerpo, como son tendones, músculos, huesos y piel, ya que son células multipotenciales que reparan el daño que se ha producido por lesiones o ciertas enfermedades.

Actualmente, la aplicación de estas células madre no está disponible para tratar este tipo de problemas sexuales, pero todo parece indicar que en una década eso será una realidad.

Lo que es cierto es que las investigaciones apuntan a que la disfunción eréctil causada por daños en los nervios, un vaso sanguíneo o un capilar que no permiten que la erección sea exitosa, pueda curarse con el uso de estas células al reparar el daño, ya que éstas tienen como función la regeneración donde son aplicadas vía inyección en la zona afectada.

Estas células madres son obtenidas de los dientes de leche, por lo que la prevención es parte del éxito del tratamiento en el futuro, como señala Víctor Saadia, director general de BioEden, banco de células madre, que explica que éstas las pueden ocupar familiares en primero y segundo grado de consanguinidad, de ahí la relevancia de obtenerlas a tiempo: “con un sólo diente que se preserve es suficiente para usarse varias veces”, asegura.

Es decir, un niño puede donar este tipo de células a sus padres, hermanos e hijos o sus tíos, primos, así como nietos, previas pruebas de histocompatibilidad para ver si el cuerpo receptor no genera un rechazo y por supuesto, usarlas para él mismo.

“Si sabemos que los problemas de erección se presentan en la edad adulta y desde pequeños tenemos en un banco guardadas estas células, cuando el tratamiento con ellas sea una realidad no habremos perdido la oportunidad de usarlas, ya que no es factible obtener células madres de los dientes adultos”.

Otro tipo de problema sexual masculino que estas células están encaminadas a resolver es la llamada enfermedad de Peyronie, que se estima afecta hasta a 10% de los hombres después de los 40 años.

Se trata de un padecimiento donde se dan diversas deformidades en el pene originadas por fibrosis o falta de elasticidad y contracción de la túnica albugínea, que forma parte del cuerpo cavernoso del pene, de tal forma que se genera un acortamiento y curvatura del pene que se ha llegado a asociar con la disfunción eréctil.

De este modo, se hacen unos tipos de parches con las células madre para regenera el tejido.

Por lo pronto, se está en vías de descubrir si las células madre pueden revertir la deformidad y se gana la posibilidad de la erección más recta; esto podría convertirse en la herramienta clave para mejorar la reconstrucción quirúrgica del pene, no en sí suplir la cirugía, pero sí ayudar en ésta y obtener mejores resultados, dice Saadia.

Para poder acceder a un tratamiento de células madre cuando esté disponible, por padecer disfunción eréctil, será necesario que se haga un diagnóstico certero y serio bajo la supervisión de especialistas calificados con el fin de determinar si el origen del problema es físico (caso en el que podría usarse esta tecnología) o de otra índole, donde el tratamiento no obtendría resultados como en casos de problemas sicológicos o farmacológicos, por ejemplo.

“Tendemos a caer en el marketing y a querer que nos curen con las cosas que escuchamos que sirven, aunque no sean las que nos convienen, por esto lo mejor será acudir con el urólogo para el diagnóstico”, explica. Así, las células madre en este rubro sólo servirán cuando el problema sea la regeración biológica de tejido de tendones, piel, músculo o hueso.

 
EDICIÓN

CDMX

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

21/07/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES