Dedazo vs la ciudad de México

Vie, 01/05/2015 - 05:00

EL PROYECTO de Reforma Política que se aprobó en el Senado y que quedó en suspenso en la Cámara de Diputados pudo ahogar los anhelos de contar con una Carta Magna de avanzada en la Ciudad de México ya que el 40% de quienes participarían en el Asamblea Constituyente, encargados de redactar la constitución de la capital del país, serían designados por Enrique Peña Nieto, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa Patrón y Miguel Ángel Mancera. El 60% restante sería electo por los capitalinos.

Con esto se estaría creando una mayoría artificial del PRI que se encargaría, nada más y nada menos, de decidir el contenido de la ley suprema del Distrito Federal, lo que equivaldría a poner “la iglesia en manos de Lutero”, ya que todos los avances democráticos ocurridos en la entidad se han dado a contrapelo de los tricolores.

En contraste, el proyecto de reforma aprobado por los senadores excluye a la sociedad, pues no se prevé un proceso de consulta ciudadana para ratificar o rechazar lo hecho por este constituyente de mayoría priísta.

Los senadores pretendían hacer pasar por democrático un proceso que básicamente sería un arreglo entre las élites del PRI y el PRD.

Da miedo pensar la Constitución del DF redactada por el PRD de Víctor Hugo Lobo y Mauricio Toledo y el PRI de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y Manlio Fabio Beltrones sin convocar a un amplio debate entre los actores de la sociedad capitalina y sin que la gente pudiera tener mecanismos de participación.

Por fortuna, frente a los crecientes cuestionamientos, la Cámara de Diputados suspendió la aprobación de este proyecto. Este hecho abre una nueva oportunidad para contar con una reforma que toma en cuenta a la gente.

Toca ahora a los diputados corregir el proyecto, evitar que el congreso constituyente de la ciudad sea sólo un arreglo entre cúpulas sin incluir a la gente. No se puede hacer una reforma tan importante sin siquiera convocar a foros donde participe la sociedad civil.

Los puntos que debe incluir un proceso como la reforma política son: La asamblea constituyente debe estar integrada sólo por diputados electos por la ciudadanía, en el proceso de elaboración debe haber consultas a la academia, organizaciones de la sociedad civil, la comunidad cultural así como organizaciones sociales, populares y urbanas para que, finalmente, la constitución emanada de este proceso democrático e incluyente debe ser ratificada por las y los capitalinos en las urnas a través de un referéndum.

EDICIÓN

CDMX

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

11/12/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES