Los más picudos

Vie, 01/04/2016 - 05:00

Si el clima y el estado del tiempo parecen no tener ton ni son, las autoridades de la megalópolis están igual: primero aplican la contingencia ambiental y luego la levantan por decreto, para luego volver a establecerla, mientras el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA) se maneja con mucha discrecionalidad.

El doctor Exequiel Ezcurra nos explica: "La escala del IMECA está basada en la definición de dos puntos de quiebre: el umbral crítico IMECA 100 y el que define el valor IMECA 500. Ambos corresponden de manera muy cercana (en algunos casos muy exacta) con los niveles ‘primario' y de ‘daño significativo' de la norma federal de Estados Unidos.

Sin embargo, los umbrales del IMECA 100 son algo más permisivos (en México) que en otros países o regiones de EU (California).

Si el IMECA adoptara la norma californiana, la mayor parte del tiempo la atmósfera de la Ciudad de México debería considerarse como dentro del nivel de alerta poblacional".

El caso es que la calidad del aire en la CDMX no mejora y tampoco se ven acciones que ataquen el problema. Hay muchas preguntas alrededor: ¿Por qué se hace obra pública (pavimentación, alumbrado, telefonía, etc.) de día; cuando es mayor el flujo vehicular? ¿Por qué circulan vehículos pesados a toda hora y en todos los carriles? ¿Por qué no hay transporte público las 24 horas? ¿Por qué hay sólo una central de abasto?

Y la más importante: ¿Por qué ningún gobierno recurre a la ciencia para atender el problema?

Ahí está una serie de estudios e inventos de investigadores mexicanos esperando una oportunidad para innovar, crear empleos y empresas y de paso, hasta fortalecer la economía; aquí mencionamos sólo unos cuantos.

Topes inteligentes: si el vehículo que se aproxima mantiene una velocidad moderada o acorde con el actual Reglamento de Tránsito, el tope baja hasta nivelarse con el suelo.

Utiliza la misma tecnología que la cámara de velocidad. Los topes, además, podrían alimentarse de energía solar hasta en 70%.

Concreto hidráulico: Una de las causas que más han afectado el clima del Valle de México ha sido la pérdida constante y abundante de sus reservas acuíferas subterráneas. El concreto hidráulico favorece la recuperación de vasos acuíferos.

Red de fibra óptica: Prácticamente el sistema nervioso de la megalópolis que resolvería el que haya tanto alambre, postes y sus consecuentes problemas. Este sistema funciona con los principios del concreto hidráulico y otras formas de recuperación de agua de lluvia.

EDICIÓN

CDMX

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

TOLUCA

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

QUERÉTARO

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF
EDICIÓN

MORELOS

22/09/2018

 

DESCARGA EL PDF

CONVERSACIONES EN FACEBOOK

LO MÁS COMPARTIDO EN VOCES