“No somos un estorbo, somos una vida”: ciclistas

Las campanillas de decenas de bicicletas sonaron un domingo más en avenida Paseo de la Reforma, pero esta vez al unísono y en señal de luto.
Redacción
23/11/2015 - 12:48

Por José Luis Pardo

Los ramos de flores y las velas también homenajeaban a Monserrat Paredes, la joven de 21 años que el martes pasado se dirigía a su trabajo en Ecobici cuando fue atropellada por un chofer de autobús. “Porque fuiste el altavoz de todos los que se fueron”, se leía en una pancarta en el carril con preferencia ciclista en el que perdió la vida.

“No queremos que nuestra hija se convierta en una mártir”, dijo su padre durante el acto, “no se trata de linchar ni de vengarse. Pero para el que se quiera acercar a hacer cosas buenas, aquí estamos”.

El homenaje cerró una semana trágica para los ciclistas. Cuando el jueves pasado, la Asamblea Legislativa del DF, guardaba un minuto de silencio en honor a Paredes, otro ciclista, Felipe Torres, de 62 años, moría atropellado en Iztacalco. 

“Montserrat y Felipe son sólo dos de las 22 víctimas mortales que la comunidad ciclista ha registrado en lo que va de 2015. Pero no sólo los ciclistas estamos en riesgo: tres personas fallecen en nuestra ciudad a causa de hechos de tránsito cada día, la mitad se trata de peatones. De continuar con esta tendencia, para finales de año más de mil personas no regresarán a los brazos de sus familias”, dijo Areli Carrión, vocera del movimiento Visión Cero.

Éste pretende impulsar medidas para acabar con las muertes de tránsito previsibles en los próximos años. En un comunicado varias asociaciones ciclistas pidieron al Gobierno del Distrito Federal una inversión de 200 millones de pesos en 2016 para movilidad sustentable. 

Rogelio García, que lleva “toda la vida” moviéndose en bici, dijo que todavía existen deficiencias importantes en la ciudad. García colaboró en la elaboración del Reglamento de Tránsito que entrará en vigor en diciembre y que contempla reforzar el cuidado de ciclistas y peatones.

Familiares, amigos y los ciclistas cerraron el homenaje a Paredes convirtiendo su muerte en un símbolo de transformación: pintaron mariposas sobre Reforma para pedir un cambio urgente. Algunos lucían una playera con el mensaje: “No somos un estorbo, somos una vida”.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK