En Zoológico

Pandas y tigres, las únicas estrellas de Chapultepec

Niños y adultos pasan de largo por las jaulas donde vivían animales como Bantú
Redacción
17/07/2016 - 10:36

Con información de Sandra Hernández.

Con la muerte del gorila Bantú, de un orangután y de un rinoceronte, las estrellas del zoológico de Chapultepec se cuentan con los dedos; ahora quedan osos, tigres y los pandas gigantes Xin Xin y Shuan Shuan.

Durante un recorrido se detectó que esas especies se han vuelto las preferidas del público. Las jaulas de los animales que han fallecido permanecen vacías, las familias pasan de largo frente a ellas.

Se visualizan espacios solitarios que visitantes no toman en cuenta, tal es el caso de la jaula donde habitaba Khartoum, un rinoceronte blanco que falleció por una falla renal.

A pesar de las muertes de especies grandes, la directora del Zoológico de Chapultepec, Adriana Fernández, afirmó a esta casa editorial que el recinto sigue siendo un ícono de la Ciudad de México y un espacio emblemático donde los visitantes aprenden de los animales.

Sobre las muertes de grandes ejemplares, dijo: “Tenemos que aceptar y asumir las muertes, es parte de la vida. Hay que decir que hay animales que mueren por cuestiones naturales o por viejos, y otros que mueren por un padecimiento específico, pero hay que aceptar y ser sensibles a eso, eso también sucede con los humanos”.

La mayoría de especies que alberga Chapultepec están en peligro de extinción, como los tigres, jaguares, el lobo mexicano y los pandas gigantes.

Los niños piden que los lleven a ver sus animales favoritos como los gorilas y leones. Desafortunadamente para ellos, ya no hay gorilas y los leones no se ven —de acuerdo con Fernández—, esto es muy común. “Pareciera que no están pero sí. A veces les gusta esconderse de la gente están escondidos atrás de los árboles”.

Eso sucede en la jaula donde habita una pareja de jaguares ubicada en el bioma del Bosque Tropical, ninguno está a la vista del público.

Adriana Fernández dice que los animales están acostumbrados a escuchar el sonido del tráfico y el ruido que hacen los visitantes. Sin embargo, no descartó que los ejemplares estén bajo estrés.

“Se hacen estudios para medir los niveles de cortisol, que es un indicador para saber si un animal está estresado o no”.

Fernández aseguró que han seguido las recomendaciones de los expertos para mejorar el bienestar de cada animal.

Por ejemplo, hicieron una separación de unos tres metros entre los visitantes y el cristal del albergue de los pandas. Además se ambientan los exhibidores con plantas y follaje para simular su ambiente natural.

Es el más pequeño de Chapultepec

Godofredo, un mono araña de ocho meses, es el más joven de los ocho ejemplares que habitan en Chapultepec. Desde que naciólos veterinarios daban leche al monito por medio de una mamila. Sus cuidadores relatan que para que se desacostumbrara del gesto humano, otra monita, le enseño a comportarse como mono. El mono araña es una especie en peligro de extinción.

(Foto: Juan Carlos Reyes / El Gráfico)

Viven en mini bosque templado

El oso pardo es uno de los ejemplares más famosos del Zoológico de Chapultepec, pero también es una especie en extinción. La pareja vive en un solo albergue. Ambos llegaron a este santuario en 2011 procedentes del Zoológico de Wamerú, de Querétaro. El exhibidor fue adaptado como bosque templado y cuenta con una cascada y un cuerpo de agua que les permite nadar tal y como lo hacen en vida libre. Ambos ejemplares poseen un peso 400 kilos y miden 2.5 metros de altura y de longitud alcanzan los 2 metros. Son animales solitarios.

(Foto: Iván Stephens / El Gráfico)

Llegó a zoológico con la cola cortada

De los cuatro tigres que cuida el zoológico, uno es de la especie de Sumatra. El ejemplar es un adulto que llegó con la cola cortada. Vivía con una hembra, pero no logró aparearse. Son animales solitarios que exclusivamente forman pareja con fines reproductivos y, a veces, para compartir presas. Ahora está esterilizado. Está en peligro de extinción. 

(Foto: Iván Stephens / El Gráfico)

Llaman mucho la atención

El papión sagrado no está en peligro de extinción, pero es uno de los que más llama la atención por las almohadillas rojas en su trasero. El pelaje de los machos es grisáceo; el de las hembras pardo. Viven en ambientes secos, por lo que necesitan beber agua con frecuencia. Su promedio de vida es de hasta 40 años y sólo tienen una cría por parto.

(Foto: Juan Carlos Reyes / El Gráfico)

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK