Vecinos padecen estrés por ruido en Coyoacán

Denuncian que Delegación se hace de la 'vista gorda'.
14/07/2015 - 11:56

Por: Gerardo Suárez

El uso de la vía pública y el ruido generado por los establecimientos mercantiles en el Centro Histórico de la delegación Coyoacán se salieron de control, pues provocan desorden en las calles y afectan la calidad de vida de los residentes del primer cuadro delegacional.

En el primer caso, se detectó que seis, de 18 negocios que colocan enseres en las calles, no cuentan con el permiso  de la demarcación; otros tienen autorización a pesar de dejar un paso peatonal menor al mínimo establecido en la Ley de Establecimientos, y en el caso del Jardín Centenario, la mayoría de negocios, al cerrar, deja mobiliario afuera, cuando dicha norma indica que los enseres no puede estar fijos en la calle.

Después de varios recorridos se encontraron negocios como La Celestina y Mezcalero, en la calle Caballo Calco, en el barrio La Concepción, que en las noches reproducen música con niveles de hasta 70 decibeles, cuando el máximo debería ser de 62 en un horario de 20:00 a 6:00 horas, a lo cual se suman músicos ambulantes con amplificadores en los jardines, por lo que vecinos se quejaron de no poder dormir, sobre todo los fines de semana.

Las terrazas de restaurantes, sobre los extremos del Jardín Centenario, se generalizaron tras la rehabilitación de este espacio en 2009 —luego del retiro de  500 vendedores ambulantes quienes se reubicaron en la calle Carrillo Puerto—.

Luego de consultar a la delegación Coyoacán, a cargo de Salvador Frausto y encargada de regular la colocación de enseres, se encontró que los negocios Catamarán, Ave María y Esquina de los Milagros, no cuentan con permiso para colocar sus amplias terrazas que en casos como el Catamarán, pueden estar llenas mientras en el interior no hay ni un comensal.

Sobre este negocio, colonos denunciaron que se instaló en la antigua librería Parnaso sin  el uso de suelo para venta de alimentos, pero obtuvo un amparo.

En  Caballo Calco tampoco cuentan con permiso ni la taquería Chamán, The Black Pig ni el Mezcalero.

Sin embargo, la delegación sí otorgó permiso a  Luna Pizzería y La Celestina, a pesar de que entre sus mesas y el arroyo vehicular dejan casi 1.7  metros de espacio cuando el mínimo son dos metros.

Sobre la operación después de los horarios nocturnos establecidos, Leticia Perdiz dijo que “bajan las cortinas pero continúan con la música, funcionan como afters”, entre los cuales señalaron a sitios como El Hijo del Cuervo.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK