“Ya no es tiempo de grandes escritores rockstar”

Alejandro Espinosa, escritor inspirado en su 'abue'

‘Nuestro mismo idioma’ es una novela que mezcla una historia de amor entre la violencia que envuelve a un narcotraficante
Mariano Mangas
14/05/2016 - 11:44

Para ser escritor hay que sentarse a trabajar en las historias y concentrarse menos en los destellos de solo un éxito.

Así es la madura visión del escritor Alejandro Espinosa Fuentes, quien a sus 24 años, en 2015, ganó el Premio Nacional de Novela Joven José Revueltas con la obra ‘Nuestro mismo idioma’.

“Ya no es tiempo de grandes escritores rockstar”, sentencia Espinosa Fuentes, “creo que el escritor actual en muchos de los casos es burócrata o se vuelve un poco vagabundo y sobrevive precariamente”.

El camino de la narrativa lo inició a los 12 años, cuando empezó a explorar la poesía; luego se distraía en plena clase para en sus diarios ensayar ficción en prosa. 

“Fue por derivación natural que empecé a mentir en mis diarios y le inventaba alguna especie de ficción, de las cuales surgieron historias”.

Aunque Espinosa Fuentes estudió Letras Hispánicas y fue alumno de la Escuela de Escritores de la Sogem, un viaje de dos meses por Europa y una temporada de enclaustramiento en una casa de Saltillo, lo ayudó a explorar su estilo narrativo. 

“Quería sentir la atmósfera como ocurre en provincia, no sólo en Saltillo, que hay una paranoia colectiva basada en condiciones violentas de crimen que podían llevar a la tragedia”.

Para escribir el libro, Alejandro Espinosa se llevó cuatro años entre cuadernos que hacía con hojas bond donde delineó el personaje de Marina (basada en su abuela); en otra etapa consiguió unos rollos de ticket de caja registradora en los que escribió la historia de una mujer del norte seducida por un narcotraficante; al mismo tiempo esbozó poemas sueltos para el personaje del Mundo Acevedo con influencias de escritores como Philip K. Dick.

El autor concluyó su trabajo y se lo mostró a una amiga correctora, quien lo ayudó a pulir el manuscrito; ella lo devolvió corregido el 25 de marzo de 2015 como regalo de cumpleaños a Alejandro y él lo imprimió para mandarlo al concurso.

“Espero ganar en una parte inconsciente, pero si no lo hago, no pasa nada; yo sigo escribiendo porque el fracaso o el rechazo es parte del proceso”.

“Eso de que ganas un premio y llegas a un lugar no es real, tienes que seguir trabajando porque al final lo que te hace escritor es escribir y no estar en ferias o juntarte con escritores o editores”.

Al sentirse a gusto en la estructura de la novela, Alejandro planea seguir experimentando este género con una historia de amor desarrollada en los años 90.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK