El otro rostro de Sullivan

Las personas desconocen el origen del nombre de las calles
11/02/2015 - 13:48

En muchos casos la actividad de una calle puede darle otra connotación a la nomenclatura que la identifica, ejemplo: ¿Quién no se remite de inmediato a las sexoservidoras si mencionamos la calle de Sullivan, ubicada en  la colonia San Rafael?

James Sullivan dista mucho de relacionarse con el amor pagado, con esquinas  donde gobiernan los perfumes baratos y minifaldas. 

Él fue un magnate ferrocarrilero, quien se dio a conocer en las altas esferas de la política mexicana de finales del siglo XIX gracias a su poder de convencimiento.

Las orejas morenas de Benito Juárez, las rampantes de Sebastián Lerdo de Tejada, las serias de Manuel González y las afrancesadas de Porfirio Díaz, escucharon de Sullivan la imperiosa necesidad de construir una red que conectara a la capital con el Río Bravo.

Fue hasta 1879 que dio comienzo el llamado Ferrocarril Nacional Mexicano, cuya terminal estuvo muchos años en la plaza que se llamó ‘Estación Colonia’, al lado  de lo que hoy conocemos como calle de Sullivan, donde ahora echan sus raíces las ‘vendedoras’ de amor.

¿Se habrían instalado desde entonces como un servicio extra para viajero? La pregunta es pertinente pues se dice que es la profesión más antigua del mundo.

La vida de una calle puede ser más emblemática por su experiencia que por el nombre que da origen a la nomenclatura de su esquina.

Le invito a reconocer que antes de que en esa zona se escuchara el ‘¿A cómo la hora mamacita?’, lo que se oía era el silbato de una máquina anunciando su salida gracias a que un extranjero llamado James Sullivan insistió en  conectar al DF con el Río Bravo.

 

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK