Locatarios en quiebra por incendio en Ceda

Los comerciantes perdieron toda su mercancía, algunos superan el millón de pesos
09/04/2015 - 12:25

Como si se tratara de una resaca, los locatarios de la Central de Abasto despertaron con un mal sabor de boca; mezcla —dicen— de la depresión, la angustia y el enojo al ver las bodegas que todavía el pasado lunes estaban llenas de aromas florales y que ahora lucen negras y con olor a tizne.

Dolidos y molestos, por el incendio que consumió miles de pesos en inversión, están los comerciantes del área de Flores y Hortalizas porque aseguran que el incidente pudo evitarse.

A un día del siniestro que consumió cuatro naves, los comerciantes de al menos 102 locales luchan por mantenerse en el negocio, aunque no todos tendrán la posibilidad.

“Dicen las autoridades que nos van a reubicar y nos dieron chance de vender en los pasillos y estacionamientos, pero ¿de qué sirve que nos acomoden si no tenemos nada qué vender?”, comentó Norma Tepatlán, permisionaria del local 91.

Las llamas se llevaron aproximadamente 200 mil pesos en orquídeas y material para arreglos florales. Ahora, Norma sólo espera una ayuda para volver a invertir y regresar a las ventas.

Los locatarios están molestos, porque aseguran que el riesgo de un incendio era inminente y las autoridades ignoraron sus advertencias.

“Estamos seguros de que fue un cortocircuito el que originó el incendio. Todos habíamos denunciado las variaciones de voltaje que provocan apagones y chispazos y nadie nos escuchó”, comentó Gerson Flores, permisionario de los locales 99 y 100.

A Gerson se le acabó el apellido; su inventario de follajes, accesorios y flores, que sumaba cerca de 400 mil pesos, se redujo a cenizas. En el interior de sus dos bodegas no quedó rastro de la enorme florería que era antes.

La única opción para Gerson y su familia es trabajar fuera de los locales, ofrecer la mercancía por teléfono y buscar directamente a los clientes para seguir vendiendo. Pese a los esfuerzos, ayer las ventas bajaron al menos 15%.

Una historia similar es la que cuenta Marco Antonio Meza, quien asegura haber perdido aproximadamente un millón de pesos en floreros, lazos, esponjas, pintura para flor y docenas de flores vivas y que ahora  tendrá que pedir un crédito.

Después de 26 años de estar dentro del negocio, el incendio es el reto más fuerte que enfrenta el comerciante, quien ha tenido que pedir fiado a sus distribuidores para poder surtir a clientes de sus cinco locales que abarcan del 92 al 96.

Pos Astrid Sánchez

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK