Adiós funciones en circos con animales

Se desconoce el destino de 4 mil tigres y demás fauna que vive en carpas al entrar en vigor la nueva ley
08/07/2015 - 12:25

Por: E. Fernández y T. Montaño

La noche del lunes fue la última vez que Camila, Simbá, Samurái, Tafu, Romano y Thalía estuvieron juntos en público.

Nadie sabe el destino que depara a  los seis tigres de bengala del circo de los Hermanos Cedeño, ni el de otros 4 mil animales que han vivido en otras carpas, luego de que la ley que promovió el Partido Verde —para impedir que se utilicen animales en los circos— entra en vigor hoy.

“En mi circo había 19 animales y no sé que voy a hacer con ellos. Si llega Profepa   a hacerme una inspección y encuentra un animal, me lo decomisa y aparte me aplica una multa millonaria que no sabré cómo pagar. Mañana es día de ver qué hacer, yo me esperé hasta el último momento con la esperanza de que se pudiera revertir de última hora la ley y desgraciadamente no fue así”, dijo Armando Cedeño, presidente de la Unión Nacional de Empresarios y Artistas de Circo.

Cada tigre de bengala de los Hermanos Cedeño, antes de la ley aprobada, tenían un valor comercial de 100 mil pesos; ahora les ofrecen entre 10 y 15 mil pesos por cada uno.

Tener cualquier especie en un predio donde funcione un circo en México es prácticamente ilegal desde este miércoles, pero las autoridades no crearon santuarios como lo prometieron a los empresarios para llevar a los animales que se utilizaban en esos lugares.

Alfredo y Alberto Atayde, herederos de 127 años de tradición, aseguran que se han venido preparando desde hace más de un año en el momento en que decidieron vender sus animales para continuar el espectáculo sin  utilizarlos. 

Los hermanos Atayde saben que deben adaptarse al cambio por si éste no se revierte. Constantemente viajan para captar talento mexicano y extranjero. 

Enfatizaron la falta de interés del gobierno por no haber sancionado oportunamente a circos ilegales que ejercían violencia hacia los animales y por los cuales tuvieron que afectarse empresas circenses serias como el Atayde.

El circo Atayde regresó a sus inicios: trabajar sin animales, ofrecer un trabajo de calidad y dejar en claro que, dice Alberto, “el circo no va a morir”.  Con información de Juan Carlos Reyes.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK