Inseguridad incrementó en el centro

Temerosos, locatarios informaron que desde hace dos años el Cártel de la Unión los amenaza
07/08/2015 - 10:32

Por: Fanny Ruiz-Palacios

Habitantes de la colonia Centro, en la delegación Cuauhtémoc, se muestran preocupados por el incremento de violencia en la vía pública. 

Aseguran que las balaceras ocurridas en República de Perú, Nicaragua y Plaza Santo Domingo, las protagonizaron integrantes del Cártel de La Unión, debido a que comerciantes no se dejan extorsionar.

Mencionan que desde hace dos años aumentó la inseguridad en el Centro Histórico.

“Ya estamos hartos y molestos de tantos abusos contra nosotros”, comentan trabajadores y dueños de locales de la Plaza de Santo Domingo, situada entre las calles Belisario Domínguez, República de Cuba y Palma y Brasil.

En dicho espacio, dedicado a la venta de invitaciones, vasos, facturas y todo tipo de imprenta, laboran alrededor de 250 locatarios y ‘coyotes’, y “más de la mitad estamos hartos de todo esto y espantados de esta situación”, comentan comerciantes.

El martes pasado un comando armado, conformado por 20 personas, llegó al complejo comercial para amenazar a los vendedores.

“Nos dijeron que eran de La Unión. Se ostentan como gente de ellos y dicen que si no cooperamos con el dinero, nos van a hacer daño. También amenazan con levantarnos”.

Según los vendedores, antes llegaban cuatro o cinco sujetos para cobrarles “derecho de piso”, pero el martes llegó el líder de la banda con 20 hombres.

“Son de la Guerrero, tienen gente en Perú, en la Morelos, en Paraguay, en todos lados, tienen mucha gente y la verdad que sí tenemos mucho miedo, y las autoridades no hacen nada”, indica uno de los denunciantes.

El martes, recuerdan, entraron a Santo Domingo “a querernos extorsionar, pero como todo los de la plaza somos unidos, no lo permitimos”.

Otro vendedor menciona que al no dejarse extorsionar, los agresores “sacaron sus pistolas y dispararon (...) Vimos que se querían llevar a un muchacho de la plaza, para intimidar a los demás, los demás no lo dejaron y fue cuando se inició la balacera”, agrega un testigo.

Cuando inició el tiroteo todos corrieron. Minutos después los agresores se retiraron a bordo de motocicletas.

Después de lo ocurrido, muchos optaron por cerrar sus negocios y se retiraron del lugar. Algunos hombres realizaron reuniones para intentar detener estos actos violentos, pero no han tenido éxito.

Comerciantes reconocen que no han denunciado la extorsión por temor, pero la balacera ocurrida el martes pasado los alertó.  

Padres de familia temen que a sus hijos les pueda suceder algo porque ellos trabajan en Santo Domingo.

 
TU REACCIÓN
¿QUÉ TE HA PROVOCADO ESTA NOTICIA?
0
QUE CHIDO
0
QUE PICANTE
0
QUE HORROR
0
ME IMPACTA

CONVERSACIONES EN FACEBOOK